Diabetes tipo 2: qué es, causas, síntomas, prevención y tratamiento

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que afecta la forma en que el cuerpo regula el azúcar o la glucosa en la sangre. Se caracteriza por una resistencia a la insulina, una hormona que ayuda a que la glucosa entre en las células para ser utilizada como energía. Como resultado, la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo y provoca diversos problemas de salud.

La diabetes tipo 2 es la forma más común de diabetes, ya que representa alrededor del 90% de los casos. Aunque suele aparecer en la edad adulta, cada vez se diagnostica más en niños y adolescentes debido al aumento de la obesidad y el sedentarismo.

En este artículo, te explicaremos qué causa la diabetes tipo 2, cuáles son sus síntomas, cómo se puede prevenir y qué opciones de tratamiento existen. Además, te mostraremos algunos productos o aplicaciones que pueden ayudarte a controlar mejor tu enfermedad y las empresas que los ofrecen. También te compartiremos una tabla comparativa de los diferentes tipos de diabetes y un video de YouTube que resume la información de este artículo.

Causas de la diabetes tipo 2

La causa exacta de la diabetes tipo 2 no se conoce con certeza, pero se cree que intervienen varios factores, tanto genéticos como ambientales. Algunos de los factores de riesgo más importantes son:

  • El sobrepeso o la obesidad, especialmente cuando la grasa se acumula en el abdomen. El exceso de grasa dificulta el uso de la insulina por parte de las células y favorece la inflamación y el estrés oxidativo.
  • La falta de actividad física, que reduce el consumo de glucosa por parte de los músculos y aumenta la resistencia a la insulina.
  • La edad, ya que la producción de insulina disminuye con el paso de los años y el riesgo de padecer otras enfermedades asociadas a la diabetes, como la hipertensión o el colesterol alto, se incrementa.
  • Los antecedentes familiares, que indican una predisposición genética a desarrollar diabetes tipo 2. Se estima que el riesgo de tener diabetes tipo 2 es del 40% si uno de los padres la tiene y del 70% si ambos la tienen.
  • El origen étnico, que influye en la susceptibilidad a la diabetes tipo 2. Algunos grupos étnicos, como los afroamericanos, los hispanos, los asiáticos o los nativos americanos, tienen una mayor prevalencia de diabetes tipo 2 que otros, debido a factores genéticos y ambientales.
  • El estilo de vida, que incluye hábitos alimenticios, consumo de alcohol, tabaquismo, estrés y calidad del sueño. Una dieta poco saludable, rica en azúcares, grasas y calorías, y pobre en fibra, vitaminas y minerales, puede contribuir al desarrollo de la diabetes tipo 2. El consumo excesivo de alcohol, el tabaquismo, el estrés crónico y la falta de sueño también pueden alterar el metabolismo de la glucosa y la acción de la insulina.

Síntomas de la diabetes tipo 2

Los síntomas de la diabetes tipo 2 suelen aparecer de forma gradual y pueden pasar desapercibidos durante mucho tiempo. Algunos de los síntomas más frecuentes son:

  • Aumento de la sed y la micción, debido al exceso de glucosa en la sangre que provoca una mayor eliminación de líquido por la orina y una deshidratación.
  • Aumento del hambre, debido a que las células no reciben la glucosa que necesitan para funcionar y el organismo demanda más alimentos para obtener energía.
  • Pérdida de peso involuntaria, debido a que el organismo utiliza las reservas de grasa y músculo para obtener energía ante la falta de glucosa.
  • Cansancio y debilidad, debido a la falta de energía en las células y la deshidratación.
  • Visión borrosa, debido a que el exceso de glucosa en la sangre afecta a los pequeños vasos sanguíneos de la retina y altera la capacidad de enfoque del ojo.
  • Infecciones frecuentes o de difícil curación, debido a que el exceso de glucosa en la sangre debilita el sistema inmunitario y favorece el crecimiento de bacterias y hongos. Las infecciones más comunes son las de la piel, las encías, la vejiga, los riñones y las vías respiratorias.
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies, debido a que el exceso de glucosa en la sangre daña los nervios periféricos y provoca una neuropatía diabética. Esta complicación puede afectar también a otros órganos, como el corazón, el estómago o el aparato sexual.
  • Zonas de piel oscurecida, especialmente en el cuello, las axilas o las ingles, debido a una alteración de la pigmentación de la piel asociada a la resistencia a la insulina. Esta condición se llama acantosis nigricans y puede ser un signo de alerta de la diabetes tipo 2.

Prevención de la diabetes tipo 2

La prevención de la diabetes tipo 2 es posible en muchos casos, ya que depende en gran medida de los factores de riesgo modificables, como el peso, la actividad física y el estilo de vida. Algunas de las medidas preventivas que se pueden adoptar son:

  • Mantener un peso saludable, evitando el sobrepeso y la obesidad, que son los principales factores de riesgo para la diabetes tipo 2. Para ello, se recomienda seguir una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos, pescado y aceite de oliva, y limitar el consumo de azúcares, grasas saturadas, sal y alcohol. También se aconseja controlar el tamaño de las porciones y evitar el picoteo entre horas.
  • Realizar actividad física regularmente, al menos 30 minutos al día, cinco días a la semana. El ejercicio físico ayuda a controlar el peso, mejora la sensibilidad a la insulina, reduce la presión arterial y el colesterol, y previene el estrés y la depresión. Se pueden practicar actividades aeróbicas, como caminar, correr, nadar o bailar, y actividades de fuerza, como levantar pesas o hacer abdominales, siempre adaptadas a la edad y la condición física de cada persona.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol, que son sustancias que pueden alterar el metabolismo de la glucosa, dañar los vasos sanguíneos, aumentar la presión arterial y el colesterol, y favorecer el desarrollo de complicaciones asociadas a la diabetes tipo 2
  • Controlar los niveles de glucosa, presión arterial, colesterol y triglicéridos en la sangre, mediante análisis periódicos y el seguimiento de las recomendaciones médicas. Estos parámetros pueden indicar la presencia de prediabetes, que es una situación de riesgo para la diabetes tipo 2, y que se puede revertir con cambios en el estilo de vida
  • Consultar al médico ante la aparición de síntomas o signos de alerta de la diabetes tipo 2, como la sed excesiva, el aumento de la orina, el hambre constante, la pérdida de peso, el cansancio, la visión borrosa o las infecciones frecuentes. Un diagnóstico precoz puede mejorar el pronóstico y el tratamiento de la enfermedad

La prevención de la diabetes tipo 2 es una responsabilidad individual y colectiva, que implica un compromiso con la salud propia y la de los demás. Con unas sencillas medidas de prevención, se puede reducir el riesgo de padecer esta enfermedad y sus complicaciones, y mejorar la calidad de vida de las personas.

Tratamientos de la diabetes tipo 2

El tratamiento de la diabetes tipo 2 tiene como objetivo mantener los niveles de glucosa en la sangre dentro de los rangos normales, para prevenir o retrasar las complicaciones que puede ocasionar la enfermedad, como las cardiovasculares, las renales, las nerviosas o las oculares. El tratamiento de la diabetes tipo 2 se basa en tres pilares fundamentales:

  • La alimentación saludable, que debe ser equilibrada, variada y adaptada a las necesidades y preferencias de cada persona. Se recomienda reducir el consumo de azúcares simples, grasas saturadas y sal, y aumentar el de fibra, frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, pescado, frutos secos y aceite de oliva. También se aconseja distribuir los alimentos en varias tomas al día, controlar las porciones y evitar el picoteo entre horas.
  • El ejercicio físico, que debe ser moderado, regular y adaptado a las condiciones y capacidades de cada persona. Se recomienda practicar al menos 150 minutos de actividad física a la semana, preferiblemente aeróbica, como caminar, nadar, bailar o montar en bicicleta. El ejercicio físico ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina, a controlar el peso, a reducir el estrés y a prevenir el deterioro muscular y óseo.
  • La medicación, que puede ser oral o inyectable, y que debe ser prescrita y supervisada por un médico especialista. Existen diferentes tipos de fármacos para el tratamiento de la diabetes tipo 2, que actúan de distintas formas para reducir los niveles de glucosa en la sangre. Algunos de los más utilizados son:
    • Los inhibidores de la alfa-glucosidasa, que retrasan la absorción de los carbohidratos en el intestino, como la acarbosa o la miglitol
    • Los biguanidas, que disminuyen la producción de glucosa en el hígado y aumentan la captación de glucosa en los músculos, como la metformina
    • Las sulfonilureas, que estimulan la secreción de insulina en el páncreas, como la glibenclamida, la glipizida o la gliclazida
    • Las meglitinidas, que también estimulan la secreción de insulina en el páncreas, pero de forma más rápida y breve, como la repaglinida o la nateglinida
    • Los inhibidores de la DPP-4, que prolongan la acción de unas hormonas que regulan los niveles de glucosa en la sangre, como la sitagliptina, la vildagliptina o la saxagliptina
    • Los agonistas del receptor de GLP-1, que son análogos de una hormona que estimula la secreción de insulina, inhibe la secreción de glucagón y reduce el apetito, como la exenatida, la liraglutida o la dulaglutida
    • Los inhibidores del cotransportador de sodio y glucosa tipo 2 (SGLT2), que bloquean la reabsorción de glucosa en el riñón y aumentan su eliminación por la orina, como la dapagliflozina, la empagliflozina o la canagliflozina
    • La insulina, que es la hormona que regula el metabolismo de la glucosa, y que se administra mediante inyecciones subcutáneas, con diferentes tipos, dosis y pautas, según las necesidades de cada persona.

Últimas Tendencias en el Manejo de la Diabetes tipo 2

El mundo de la medicina y la tecnología ha avanzado a pasos agigantados, ofreciendo soluciones innovadoras para el manejo de la diabetes tipo 2. Desde aplicaciones móviles hasta dispositivos de monitoreo continuo de glucosa, las opciones son vastas y prometedoras.

a smiling person exercising outdoors wearing a glucose monitoring device on their arm

Aplicaciones para el control de la diabetes tipo 2

Las aplicaciones móviles se han convertido en herramientas indispensables para el seguimiento y manejo de la diabetes tipo 2. Apps como “MySugr” y “Glucose Buddy” permiten a los usuarios llevar un registro detallado de sus niveles de glucosa, dieta y actividad física, ofreciendo además consejos personalizados y recordatorios para medicamentos.

En la actualidad, existen diversos productos y aplicaciones que pueden facilitar el control de la diabetes tipo 2, tanto para el seguimiento de los niveles de glucosa en la sangre, como para el manejo de la alimentación, el ejercicio y la medicación. Algunos de los más destacados son:

  • Los medidores de glucosa continuos, que son dispositivos que se colocan en la piel y que miden los niveles de glucosa en el líquido intersticial de forma continua, sin necesidad de pinchazos ni tiras reactivas. Algunos ejemplos son el FreeStyle Libre, el Dexcom G6 o el Medtronic Guardian Connect
  • Las bombas de insulina, que son dispositivos que se conectan al cuerpo mediante un catéter y que suministran insulina de forma automática o programada, según las necesidades de cada persona. Algunos ejemplos son la Medtronic MiniMed 670G, la Omnipod DASH o la Tandem t:slim X2
  • Los sistemas de páncreas artificial, que son dispositivos que combinan un medidor de glucosa continuo y una bomba de insulina, y que ajustan la dosis de insulina de forma automática, según los niveles de glucosa en la sangre. Algunos ejemplos son el Medtronic MiniMed 780G, el Tandem Control-IQ o el Diabeloop DBLG1
  • Las aplicaciones móviles, que son programas que se instalan en el teléfono o la tableta, y que permiten registrar, analizar y compartir los datos relacionados con la diabetes, como los niveles de glucosa, la alimentación, el ejercicio y la medicación. Algunos ejemplos son la Glucosio, la MySugr o la SocialDiabetes.

Tabla comparativa de los principales tipos de insulina

Tipo de insulinaNombre comercialInicio de acciónPico de acciónDuración de acción
RápidaHumalog, NovoRapid, Apidra5-15 minutos1-2 horas3-5 horas
RegularHumulin R, Actrapid, Insuman Rapid30-60 minutos2-4 horas6-8 horas
IntermediaHumulin N, Insulatard, Insuman Basal2-4 horas4-12 horas12-18 horas
LargaLantus, Levemir, Toujeo, Tresiba1-2 horasSin pico definido18-24 horas o más
PremezcladaHumalog Mix, NovoMix, Insuman CombDepende de la proporción de insulina rápida y regular o intermediaDepende de la proporción de insulina rápida y regular o intermediaDepende de la proporción de insulina rápida y regular o intermedia

La elección del tipo de insulina más adecuado para cada persona depende de varios factores, como el patrón de glucemia, el estilo de vida, las preferencias personales y la opinión del médico. En general, se recomienda combinar una insulina basal, que cubre las necesidades de insulina durante todo el día, con una insulina prandial, que cubre las necesidades de insulina durante las comidas. La insulina premezclada es una opción para aquellas personas que prefieren simplificar su tratamiento y no varían mucho su alimentación ni su actividad física.

Dispositivos de Monitoreo Continuo de Glucosa (MCG)

Los dispositivos MCG, como el “FreeStyle Libre” de Abbott y el “Dexcom G6”, han transformado el monitoreo de la glucosa en sangre, permitiendo a los pacientes obtener lecturas en tiempo real sin necesidad de piquetes constantes. Estos dispositivos ofrecen gráficos y tendencias que ayudan a los usuarios a entender mejor su condición y a tomar decisiones informadas sobre su salud.

Empresas Innovadoras en el Tratamiento de la Diabetes tipo 2

Varias empresas están a la vanguardia de la innovación en el tratamiento de la diabetes tipo 2. Novo Nordisk y Eli Lilly son dos gigantes farmacéuticos que han desarrollado medicamentos de última generación, como los agonistas del receptor GLP-1, que no solo ayudan a controlar los niveles de glucosa sino también a perder peso, un factor crucial en el manejo de la diabetes tipo 2.

Aplicaciones de Monitoreo de Glucosa

AplicaciónDisponibilidadFunciones principalesCosto
MySugrGlobalRegistro de glucosa, calculadora de insulina, informes exportables.Básico: Gratis / Premium: Suscripción
Glucose BuddyGlobalSeguimiento de glucosa, medicamentos, alimentos, y actividad física.Básico: Gratis / Premium: Suscripción
FreeStyle LibreLinkSeleccionar paísesLecturas de glucosa en tiempo real, tendencias, y alertas.Depende del sensor

También merece la pena que eches un vistazo a otros aplicaciones que te pueden venir bien:

Producto/AplicaciónFunciónEmpresaBeneficios
Dexcom G7Monitoreo continuo de glucosaDexcomSeguimiento preciso de la glucosa en tiempo real
FreeStyle Libre 3Monitoreo continuo de glucosaAbbottFácil de usar, bajo costo
DarioAnálisis de datos de diabetes con IADarioHealthRecomendaciones personalizadas para el control de la diabetes
GlookoAnálisis de datos de diabetes con IAGlookoIntegración con diferentes dispositivos de diabetes
LivongoTelemedicina para la diabetesLivongoConsultas médicas a distancia, educación diabetológica
Omada HealthTelemedicina para la diabetesOmada HealthApoyo grupal para personas con diabetes

Consejos para vivir mejor con la diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es una enfermedad que requiere un cuidado constante y una adaptación a los cambios que implica. Sin embargo, con una buena educación diabetológica, un apoyo adecuado y una actitud positiva, se puede vivir bien con la diabetes tipo 2 y disfrutar de una buena calidad de vida. Algunos consejos para lograrlo son:

  • Seguir las recomendaciones del equipo médico, que son los profesionales que mejor conocen tu caso y pueden orientarte sobre el tratamiento, el control y las posibles complicaciones de la diabetes tipo 2.
  • Aprender a autocontrolar los niveles de glucosa en la sangre, mediante el uso de los dispositivos adecuados y el registro de los resultados, para poder ajustar el tratamiento y detectar posibles descompensaciones.
  • Planificar las comidas con antelación, teniendo en cuenta los horarios, las cantidades, los tipos de alimentos y los intercambios, para evitar las hipoglucemias o las hiperglucemias y mantener una alimentación saludable.
  • Practicar ejercicio físico de forma regular, siempre con el consentimiento del médico y siguiendo las pautas de seguridad, como hidratarse, calentar, estirar, llevar identificación y glucosa de rescate, y medir la glucosa antes, durante y después del ejercicio.
  • Cuidar la salud emocional, ya que la diabetes tipo 2 puede generar estrés, ansiedad, depresión o baja autoestima, que pueden afectar al control de la enfermedad y a la adherencia al tratamiento. Se recomienda buscar apoyo psicológico, familiar o social, y participar en grupos de autoayuda o asociaciones de personas con diabetes.
  • Prevenir las complicaciones, mediante la realización de revisiones periódicas, el cuidado de los pies, la higiene bucal, el control de la presión arterial, el colesterol y los triglicéridos, el abandono del tabaco y el alcohol, y la vacunación contra la gripe y la neumonía.
  • Informarse y formarse sobre la diabetes tipo 2, mediante la consulta de fuentes fiables y actualizadas, la asistencia a cursos o talleres, y el intercambio de experiencias y conocimientos con otras personas con diabetes.
  • Utiliza tecnología de vanguardia: Los dispositivos MCG, las apps de IA y la telemedicina pueden ayudarte a controlar tu diabetes de forma más efectiva.
  • No te rindas: La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica, pero con el enfoque adecuado puedes vivir una vida plena y saludable.

Conclusión

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que afecta al metabolismo de la glucosa y que puede tener graves consecuencias para la salud si no se trata adecuadamente. Sin embargo, con un diagnóstico precoz, un tratamiento personalizado y un estilo de vida saludable, se puede controlar la diabetes tipo 2 y vivir bien con ella. Espero que este artículo te haya servido para conocer mejor la diabetes tipo 2 y para mejorar tu cuidado y tu calidad de vida. Si te ha gustado, compártelo con tus amigos y familiares, y déjame un comentario con tu opinión. Gracias por leerme.

NOTA: Recuerda que la información proporcionada en este artículo no sustituye la consulta médica profesional. Siempre es recomendable hablar con tu médico o un profesional de la salud sobre el mejor plan de tratamiento para tu caso específico.

FAQs

¿Qué es la diabetes tipo 2? La diabetes tipo 2 es una condición crónica que afecta cómo tu cuerpo metaboliza el azúcar (glucosa), siendo la glucosa una fuente importante de energía para tu cuerpo. En la diabetes tipo 2, tu cuerpo o bien no produce suficiente insulina o no puede usar la insulina eficazmente.

¿Cómo puedo manejar la diabetes tipo 2? El manejo efectivo de la diabetes tipo 2 incluye mantener una dieta saludable, realizar ejercicio regularmente, monitorear tus niveles de glucosa en sangre, y, si es necesario, tomar medicación prescrita por tu médico. La educación y el apoyo continuo también son fundamentales.

¿Cuáles son las últimas innovaciones en el tratamiento de la diabetes tipo 2? Las últimas innovaciones incluyen dispositivos de monitoreo continuo de glucosa que ofrecen lecturas en tiempo real, aplicaciones móviles para rastrear y gestionar tu salud, y nuevos medicamentos que mejoran el control de la glucosa y contribuyen a la pérdida de peso.

¿Cómo pueden ayudarme las aplicaciones móviles con la diabetes tipo 2? Las aplicaciones móviles pueden ayudarte a llevar un registro detallado de tus niveles de glucosa, dieta, ejercicio y medicación. Muchas ofrecen también recordatorios para tomar tus medicamentos, personalización basada en tus patrones de salud, y la capacidad de compartir tus datos con profesionales de la salud.

¿Es posible llevar una vida normal con diabetes tipo 2? Sí, con el manejo adecuado, las personas con diabetes tipo 2 pueden llevar una vida saludable y activa. La clave está en la detección temprana, el tratamiento adecuado, y el compromiso con un estilo de vida saludable y el seguimiento médico regular.